viernes, noviembre 18, 2005

Como ganar fácilmente un examen...

¡El mejor método no es precisamente la copia!
Desde que estaba en la primaria aprendí algo que me ha servido el resto de mi vida: El éxito del estudiante no comienza el día del examen, antes por el contrario, radica en las clases mismas.

Cuando yo prestaba atención al profesor, sin distraerme en nada y ponía todo mi empeño en guardar lo aprendido en mi memoria, de verdad asimilaba, y a la hora del examen estaba tranquilo porque sabía lo que me iban a preguntar. Al llegar a la universidad, fue lo mismo. En clases, me desconectaba de mis compañeros y me sintonizaba con lo que el profesor quería compartir.

Luego, la hora del parcial, mientras ellos duraban toda una noche en vela estudiando,tranquilamente yo estaba durmiendo, porque tenía claro los conceptos que se iban a evaluar.

Podemos comparar a vida diaria con una escuela; donde nuestro profesor, el Dios del cielo, ha dado unos mandamientos en su clase, que han de servirnos para formarnos y para vivir mejor. Pero muchas veces pasamos desapercibidos en sus clases y pensamos que cuando venga el examen (Los problemas), "pasaremos la noche estudiando" y lo ganaremos.

Tristemente, la realidad es otra. Aquel estudiante que no presta atención a las instrucciones del profesor, generalmente está destinado a no pasar la evaluación y tendrá que repetirla porque no ha alcanzado los logros previstos. Pues bien, los logros que Dios quiere que nosotros alcancemos en nuestra vida, son la felicidad y una vida larga:

"No olvides mis enseñanzas, hijo mío; guarda en tu memoria mis mandamientos y tendrás una vida larga y llena de felicidad. (Proverbios 3:1-2)."

Para alcanzarlos se requiere cumplir con un requisito básico: Guardar los mandamientos de Dios en el corazón, para no olvidarse de ellos y ponerlos por obra. La manera de alcanzar lo logros de Dios, o sus bendiciones, van por un camino muy distinto al nuestro, generalmente creemos que la felicidad es el fruto de tener todo lo que anhelamos y que la larga vida es producto de una buena dieta y ejercicios, pero la palabra está diciendo que hay un solo camino para lograrlo: Obedeciendo su palabra.

En el examen de la vida, no hay la menor opción de copia. Si no pasamos la prueba, tendremos que repetirla una y ora vez>

Reflexionemos

¿Eres Feliz? ¿Disfrutas plenamente de la vida abundante que Dios te da? ¿Comprendes que la felicidad es el resultado de obedecer a Dios y no otra cosa? ¿Pondrás en práctica este principio para que tus días sean prósperos? ¿Estás perdiendo los exámenes de la vida? ¿Qué debes implementar en tu vida para comenzar a obedecer a Dios?

Si quieres ganar tu examen de la vida, solo tienes que obedecer las instrucciones de tu profesor... Dios.

No hay comentarios.: