viernes, noviembre 04, 2005

Es mejor dar gracias a Dios...

Esta mañana me conmovió una noticia que apareció en el periodico. Una niña de Medellin de escasos once años, le envió una carta estremecedora al gerente de EPM suplicándole que le colocaran, en esta navidad, la luz a su casa. Humilde vivienda hubicada en el barrio Platon de los Comuneros, y que desde varios meses atrás le cortaron el suministro de energia por falta de pago. La situacion de pobreza en la que vive la niñay su familia es tal, que almuerza en un comedor del colegio donde estudia, y recoge la sobras para llevarle a sus dos hermanitos. Ella, Daniela Andréa Cadavid, asegura que su papá es un conductor borracho y drogadicto y que su mamita le ha tocado hacerle fente a la situacion pero no le queda fácil. solo se gana entre 30 mil y 40 mil pesos a la semana. Es lógico eso no alcanza para nada. La única ilusión de esta niña era poder iluminar su casa en navidad con una instalacion en forma de uvas. Las palabras de la niña en su carta son:"

"Doctor yo estoy vendiendo confites en mi escuela, ya tengo $5.000 ahorrados para comprarle un regalito de navidad a mis hermanitos porque el año pasado no les trajo nada."

"Doctor, a ver si usted nos pone la luz para el 24 de diciembre que es navidad y el 31 de diciembre."

"Yo le puedo pagar porai 10.000. Yo no quiero volver a pasar una navidad sin luz aunque no teniamos nada que comer ni estrenar. Pero yo tengo una istalacion de ubitas y no la pude poner."

"Por favor yo se que usted es el que manda. Yo voy recogiendo plata para poder pagarle."

Estremecedor, triste, y hasta doloroso, pero quiero utilizar las palabras de la niña para llevarlo a reflexionar un poco. ¿Cúantas veces no nos quejamos, y pataleamos ante Dios, porque no tuvimos este o aquel objeto de la marca tal, porque el que tenemos, que aún sirve y esta en buen estado, ya no es el de última moda? ¿Cúantas veces hemos renegado porque la comida que nos han servido no es la que apeteciamos? ¿Cúantas veces nos hemos quejado de que el árbol de navidad de nuestra casa el el mismo del año pasado?

¿No crees que sería mejor darle gracias a Dios porque amanecemos vivos y bien cada día? Pudiera escribir cientos de páginas recordando lo mal agradecidos que somos con Dios y con las cosas que el a diario nos da. Nos afana no tener cosas materiales que decimos necesitar con urgencia. Pero ¿Nos hace falta donde dormir? ¿No tenemos ropa que ponernos diariamente? ¿Nos hace falta un techo? ¿Nos hace falta familia? tal vez la respuesta sea: "no, yo tengo todo eso." Pero la niña de la que habla el períodico no tiene nada de lo que tal vez tu tengas y vives renegando porque lo tienes.

Sabes, hoy es un buen dia para reflexionar. Para cambiar la manera como pensamos. Tal vez nos ha tocado duro en la vida, pero créanme, a otros le ha tocado mucho peor, y siguen adelante.
La niña de la que habla el periodico tenia una sola peticion: Que la luz no hiciera falta en navidad en su casa. Recuerda lo que dice la BIblia: teniendo abrigo y sutento estemos contentos. La próxima vez que desees renegar o decir algo por lo que no tienes, recuerda primero ser agradecido por lo que si tienes. Y que esta navidad la luz de Cristo no falte en tu casa.

1 comentario:

Anónimo dijo...

uuuuyyy interesante éste artículo"""
los cristianos no debemos ser insencibles a la realidad social de Colombia!