lunes, junio 12, 2006

Despójate de tus cargas y corre al frente.

La Biblia dice en hebreos 12:1-2

"Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios."

Date cuenta de las siguientes cosas: ....

1. Para poder llegar al final de la meta de tu vida, necesitas deshacerte de las cargas que te impiden correr. ¿Cuales pueden ser esas cargas? Algunas veces puede ser el desánimo, la tristeza, los complejos, la incredulidad, los errores del pasado, etc.

2. Para poder llegar al final de la meta de tu vida necesitas correr con paciencia cada día. Es decir que debes pensar más que tu vida es una maraton y no los 100 metros planos.

3. A medida que corres ten presente donde colocas tus ojos. No los coloques en lo dificil del camino, ni en los que van al lado, adelante o atrás tuyo, coloca tus ojos en Jesús. El motivador de todo éxito, el nombre que es sobre todo nombre, el único digno de recibir todo esfuerzo.

1 comentario:

rapsoda dijo...

Hay que correr