jueves, abril 20, 2006

Hay una esperanza

Te levantas por la mañana y parece que estuvieras en medio de una tormenta. Todo lo ves oscuro. A veces crees que no hay cielo, pues todo esta tan negro que no puedes distinguir la luz. La soledad parece ser la única compañera. El viento frio que sopla el alma parece que te congelara el corazón. Pero este de alguna extraña manera se resiste a morir. En tu corazón hay una llama que no puedes explicar. Es una luz superior a la razón, porque esta última ya te dijo la última palabra: No hay esperanzas. Pero en tu corazón hay una pequeña luz que no puedes explicar. Una luz que quiere convencerte de creer. Pero entonces tu razón pregunta: ¿por qué debo creer?, ¿qué pruebas hay de que existe una esperanza? ¿Por qué arriesgarme a creer, siendo que tantas veces he sido defraudado?

Pero encuentras una palabra "Si puedes creer al que cree todo le es posible" (RVA). ¿De dónde viene esa palabra? ¿Es fruto de tu imaginación?. Tranquilizate. Es la palabra de Dios, las palabras mismas que Jesús le dijo a alguien en tus circunstancias (Marcos 9:23.).

Pero hace falta algo. Hay más de Dios para ti. Si miras ese mismo pasaje (Mr 9:21-23) en la version NVI encuentras:

v.21- 23 ¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto? --le preguntó Jesús al padre.


--Desde que era niño--contestó--. Muchas veces lo ha echado al fuego y al agua para matarlo. Si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos.

--¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible.

Asi que no importa si crees que tu problema viene desde niño, o si crees que es superior a tus fuerzas. La promesa que Jesus te hace es que si puedes creer que el puede ayudarte, el no te va a defraudar. ¡Dale una oportunidad!



2 comentarios:

rapsoda dijo...

Vos Will escribes como si eso fuese totalmente para mí... que descanso poder entrar a esta página y leer esto... realmente gracias... Si pudieras orar por mí sería bacano... quiero creerle a Dios y agradarle pero realmente siento que mis esperanzas estan pasando por el peor momento..... Sólo tú puedes ayudarme Jesús

Wil dijo...

Ya estoy orando por tí y seguramente no soy el único. El Padre celestial está moviendo sus fichas para bendecirte.