miércoles, mayo 03, 2006

Nuestros propios dioses

He estado mirando las bibliotecas y las librerias y me dí cuenta de la proliferación de textos esotéricos y supuestos mensajes espirituales. De hecho parace que la moda del siglo XXI es esta. Si no me creen miren solo unos ejemplos: El código Da Vinci, el evangelio apócrifo de Judas, Harry Potter, etc. Parece ser que el mundo buscara una respuesta a su necesidad espiritual. Pero si miras detalladamente es una respuesta sacada de su propia manga. De hecho si piensas detalladamente encontrarás varias similitudes:

1. La argumentación está hecha contra los preceptos de la biblia. No es ese el argumento del supuesto Evangelio de Judas? Este dice que la verdad que ha prevalecido por milienios no es cierta, simplemente porque apareció un texto apócrifo que la contradice. Es decir que a pesar de la evidencia histórica, la validez de quienes estuvieron allí presentes su confirmaron de que la verdad era la escrita, ahora simplemente porque aparece un texto apócrifo, comienzan a decir que lo que la Biblia dice no es cierto.

¡Ah propósito! si de verdad lo que decía el evangelio de Judas era cierto entonces ¿por qué se ahorcó? ¿Por qué no se arrepintió delante de todos como lo hizo Pedro? Pues la respuesta es obvia, porque lo que el supuesto evangelio dice no es cierto.

2.Toda la argumentación está hecha para hacerte creer que no hay otro bien y mal fuera del que tu mismo creas. Es decir que Dios no define parámetros, los define el ser humano. Eso es lo que te quieren hacer creer. Pero es una mentira. Una muy grande y absurda mentira. Es tener un Dios que no sea dios. Un dios que te deje creer lo que quieras, un dios que no le importa como vivas, un dios que no diga nada de tu sexualidad, un dios que no opine de lo que haces en la intimidad, de lo que piensas o sientes. Es decir un dios que no diga nada .....de nada. Simplemente quieren un dios que diga que todo esta bien, siempre que no le hagamos mal a nadie. O sea un dios que quepa en tu bolsillo y puedas usar cuando y como te convenga.

Pero el único Dios verdadero no se acomoda a los deseos de la gente. El es Dios y sí tiene opiniones acerca de nuestra vida y de nuestra intimidad. ¡Por eso es DIOS! Porque lo sabe, ve y tiene el poder de controlar todo.

¿En qué clase de Dios quieres creer? ¿En uno verdadero a pesar de que te incomode ó en uno creado por nosotros mismos para calmar nuestra conciencia y negar la existencia del verdadero, que tanto nos incomoda.?

Piensalo bien. De tu decisión depende donde pasaras la eternidad.

1 comentario:

Alfonso R. dijo...

Tenemos un Dios real, que nos ama, lo demás es pura invención del hombre para justificar sus pecados...